El Dante #Force

A seis años de la exitosa reunión de Illya Kuryaki & The Valderramas, Dante Spinetta y Emmanuel Horvilleur decidieron hacer discos solistas sin dejar de presentarse como IKV. El primero en lanzarse es “Puñal”, de El Dante, un álbum sorprendente que lo muestra tan urbano como siempre, pero también vulnerable y acústico. El Dante viene reloaded y decidido a mostrar sus nuevas canciones a lo largo de todo 2018. Pero primero comenzamos hablando de su locura por las zapatillas y su amor por las Nike: “Mi locura con las zapatillas existe desde que apareció el rap, cuando vi a Run-DMC con zapatillas blancas, y luego con los Beastie Boys. Pero el bom más grande fue cuando aparecieron las Nike Air. El concepto de tener una cápsula de aire en las zapatillas me quemaba la cabeza y no tenía plata para comprarlas. Mi viejo no tenía para comprarme unas Nike y las primeras que tuve me las compré yo a los 15 cuando cobré una plata de SADAIC. Me acuerdo que tenía un amigo y su hermana tenía unas Nike Air que me prestó un fin de semana… ¡Me iban re-grandes pero las usé todo el día! ¡Ah, cuando era chico tuve Nike Feraldi!” (risas).

El Dante junto a los jugadores de basquet “The Original Six” (Moses Malone, Michael Cooper, Jamaal Wilkes, Bobby Jones, Mychal Thompson y Calvin Natt) que lanzaron las zapatillas Air Force 1 hace 35 años por los fabricante de muñecos de vinilo Medicom Japan.

¡El tipo sale de SADAIC con plata fresca y lo primero que se compra son unas zapatillas!

Me compré unas Air Force. Dos pares. Me acuerdo que una vez mi tía me iba  comprar las Air Max cuando salieron por primera vez, pero no las consiguió porque estaban agotadas en todos lados, ¡y eso que fuimos a todas las casas de Cabildo! Y mi viejo una vez me trajo unas de Chile, pero eran medio raras, como piratas. En los años ‘90 me copé con las Air Force 1 y no me las saqué nunca más. Es un modelo de zapatillas que me entra perfecto y mi pie se amoldó a esa zapatilla. Me gusta la contención que da al tobillo. He tenido más de 20 pares de blancas. Cuando se liquidan un poco las blancas hay que cambiarlas porque son muy sensibles. Pero siempre tengo cuatro pares andando.

Hablás de zapatillas con la misma pasión que hablar de guitarras.

¡Sí, pero las guitarras no se cambian! Son muy importantes las zapatillas, porque podés estar vestido como el culo pero con unas buenas zapatillas cambia todo. Y son muy importantes en la cultura de lo urbano y en los barrios. Los pibes siempre quieren tener los pies bien afilados. Y las Air Force 1 siempre fueron la meca en la música urbana, ya desde los años ‘90.

¿Solamente usás Air Force 1?

Uso Nike hace muchos años. También hay cosas buenas de Supra… hay muchas marcas y todas tienen buenas zapatillas, pero a mí lo que realmente me gusta y me siento más identificado es Nike, por haber crecido con la marca desde que era chico. Como te decía antes, de chico soñaba con tener unas Nike, y eso te marca para siempre. A esta altura de la vida sería un error usar zapatos. ¡Hacen mal a la espalda!

capa de terciopelo negro CASA ALMACEN, t-shirt NIKE Sporstwear, pantalon de jean HERENCIA, zapatillas NIKE SF Air Force 1 Mid, anillos dragon, pulseras y cadenas El Dante, muñecos de vinilo Original six x MEDIOCOM Japan

¿Se imaginaban con Emma que la reunión de Kuryaki iba a durar tanto, o al principio era solo hacer un disco nuevo y ver qué pasaba?

Fue un poco paso a paso. Cuando arrancamos teníamos dos discos en mente, que iban a ser “Chances” y el en vivo. Pero después nos copamos y volvimos a firmar otro contrato más para hacer “L.H.O.N.”. La verdad es que nos sabemos lo que puede pasar. En realidad no hay tantos planes sino que es fluir y ver qué nos pasa en la vida. Capaz que tenemos ganas de hacer otra cosa, otro disco, otra banda… no sé. No sabemos qué pasará, pero la predisposición y la buena onda y la energía con IKV está. No es que se rompió o creemos que ya fue. Ahora, por una cuestión natural, vamos a poner energía en los proyectos actuales y queda en pausa.

De alguna forma llegaron a la misma conclusión que los Cadillacs: no es necesario separarse y se puede hacer discos solistas.

¿Para qué romper las cosas, si funcionan? Nosotros con Kuryaki la pasamos muy bien y nos gusta la música que hacemos. Arrancamos 2017 con una gira por Europa que fue increíble, y hace un mes tocamos en Perú y Ecuador y fue tremendo. Ahora hicimos el Personal Fest y dos shows en México. Obviamente que cuando arranqué con este proyecto solista hubo cierta parte de la industria que se resintió y nos decía que la banda estaba para más cosas. Pero nosotros siempre estamos para más cosas, solo que ahora. El arte no se tiene que amoldar siempre a la industria.

La industria también se tiene que amoldar al arte y usar las ganas que uno tiene de crecer como artista. Hay que seguir esa llama y esa pulsión que te calienta, porque es la que te genera creatividad. Yo sigo eso, y en este momento era “Puñal”. Es un disco que para mí es la plataforma de todo lo que se viene. Lo mismo este trabajo que empiezo a hacer de A&R de hip-hop en Sony Music, donde ya tengo varios artistas elegidos para que haya un desarrollo en lo urbano. Estoy muy contento que pasen todas estas cosas y este movimiento y crecimiento que se genera por el hecho de estar trabajando y estar solista. Todo es por algo, y hay que fluir, sin romper las cosas cuando no hay que romperlas. Si hay algo que es dañino y no sirve, sí, a la basura. Sino no hay necesidad. Hay lugar para todo.

La otra actividad que tenés en paralelo a todo eso es el trabajo con tus hermanos para reeditar y reflotar grabaciones de tu padre.

Sí, constantemente. Ahora vamos a sacar la caja de Los Socios del Desierto: una edición de lujo con cuatro vinilos y todo el arte remasterizado para que quede increíble. El encargado estético fue Esteban Lafleur con Eduardo Martí. Eso es lo que se viene, además de ordenar el catálogo de cosas que anda dando vueltas. Y hay otras cosas que irán viendo la luz todos los años, pero no te puedo decir. Hay muchas cosas buenas y la gente también lo necesita al Flaco. Nosotros también.

¿Cómo son tus expectativas con la salida de este disco solista?

Estoy muy contento con la salida de este nuevo álbum. Es un disco que tenía muchas ganas de hacer y que significa un montón de cosas. Significa mostrarme diferente, mostrarme más vulnerable y también abrir musicalmente el juego. Es una apuesta grande a nivel sonoro y estético, así que estoy muy contento con el resultado. Ahora esperando que fluya.

¿Hacía mucho que tenías previsto sacar este álbum, o surgió de un momento a otro?

El año pasado, en 2016, ya sabía que iba a hacer un disco solista y empecé a visualizar algunos tracks, pero al principio iba a ser un disco orquestal. Hay en el disco una sección de cuatro temas acústicos que grabé con la Filarmónica de Praga y arreglos de Leo Sujatovich, que para mí son de las mejores canciones que hice en mi vida y que representan ese lado emocional no tan urbano. A medida que se acercaba el final de 2016 ya me aboqué a meterme en el estudio a grabar y arranqué con todo, aunque lo fui haciendo de a pedazos porque tuvimos muchas giras con IKV.

De todas formas, incluso escribí una letra del tema “Te pido” en un tren de Madrid a Barcelona. En ese viajé por Europa me abrí mucho y conecté con otras cosas. Es muy loco ver que hace un año estaba pensando en algo y ahora el disco está en la calle. Ese proceso te produce también una gran ansiedad, por ese viaje donde de golpe no sabés cómo llegaste hasta acá. Hay algo de hacer un disco que es mágico, como que te está bajando información o estás dibujando sin saber lo que estás haciendo. Sabñés que estás en algo, pero te guiás por la intuición y el amor.

¿Cuál fue el concepto de producción? Porque vos tocaste todos los instrumentos, salvo los de la orquesta.

Al ser un disco íntimo, introspectivo y más basado en cuestiones personales, lo tenía que producir yo. Hay una sola canción que está coproducida con Rafael Arcaute, que también tocó algunos teclados en otros dos temas. Y está Mariano Domínguez en bajo y hay un flautista invitado, pero después toqué yo todo el disco: los beats, las guitarras, las voces, los otros teclados. No fue una cuestión de ego, de querer hacerlo todo yo solo, sino que tenía que ser así. Es un álbum que suena muy groso y estuvo mezclado en Los Angeles por Orlando Vitto.

¿Por qué decidiste llamarlo “Puñal”?

De alguna manera, cuando empecé a componer este disco estaba pasando por un momento muy triste, donde me sentía apuñalado. El puñal es un arma de cercanía y se usa como metáfora de una traición, pero yo lo usé más para simbolizar una decepción, un desgarro. Y en esa oscuridad, perder el miedo. Es un disco que tiene la valentía de aprender a mirar en la oscuridad. Es un disco que tiene mucha sangre, que se puede palpar con la intensidad de las letras y la musicalidad, el dramatismo. No hay artificios. Todo es real, y me gustó que sea así. Que no sea una parada estética, sino un momento en mi vida, con lo malo y lo bueno, pero real.

¿Se puede definir a “Puñal” como un disco de catarsis, de separación?

Cuando uno cae en esa oscuridad, de golpe llegás al fondo y ahí hay otras cosas y te enfrentás a ese lado que nunca querías ver. Creo que tienen un poco de todo de la vida en general, incluyendo la decepción en el amor, sentirse fracasado en el amor y la mala sangre que eso te genera. Pero también es la decepción con la ciudad, con la inseguridad, y por eso hay una parte más urbana en el disco, producto de dar vueltas por la ciudad con mis amigos y otros pibes que son un poquito más ásperos.

Es una especie de fotografía de un momento en mi vida, y no un disco que sólo habla de un hecho puntual. Musicalmente, tiene una mezcla de cosas que me gustan. No tiene solamente canciones acústicas con orquesta, sino que también hay muchos beats, urbanidad y un poco de rap. Hay rock y muchos solos de viola. Es un disco de rock post-urbano, porque para mí hoy el rock es lo urbano y lo que representa socialmente y en la calle. Tiene todo lo que me gusta, y fue tanto una necesidad como algo natural.

Por Marcelo Fernández Bitar


Foto: Pablo Franco
Dirección de arte: Tuti Gianakis
Estilismo: Julieta y Violeta
Make up+pelo: Vardo Management
Agradecimiento: Herencia Studios

Deja un comentario